Profesionales

2018-01-13

EdP garantiza la vida de la térmica de Aboño hasta 2030 con una nueva inversión ambiental

EdP mantiene su compromiso con Asturias y sus térmicas. En pleno debate sobre la transición energética, el cierre de las centrales de carbón a raíz de los Acuerdos de París y el polémico anuncio de Iberdrola de acelerar la clausura de sus instalaciones en Lada, Langreo, y Velilla, en Palencia, la eléctrica portuguesa (dueña de Hidrocantábrico) sigue invirtiendo en las plantas que queman este combustible fósil en el Principado. Tras la implantación de estos proyectos, EdP habrá invertido más de 200 millones de euros en la última década en mejoras ambientales en sus centrales de generación en la región. Este nivel de inversión, así como la eficiencia en la operación y el mantenimiento de los grupos, convierten a sus centrales en las más eficientes y respetuosas con el medio ambiente del país. Al margen de las decisiones políticas, se demuestra así que esta es también una cuestión de apuesta y voluntad empresarial. Según ha podido conocer este periódico, EdP tiene previsto acometer en breve una serie de mejoras ambientales y de modernización del grupo 2 de Aboño que sumarán más de 10 millones de euros. Esta cuantía se suma a los 90 millones invertidos ya en las plantas de desnitrificación de este complejo y del de Soto de Ribera. La nueva inversión incluye diversos proyectos que también permitirán aumentar la eficiencia y la flexibilidad de la instalación. La compañía ya está avanzando en ellos y finalizará los trabajos durante la parada que el grupo tiene programada entre finales de enero y principios de marzo, cuando también tiene planificada la realización de importantes trabajos mecánicos, eléctricos y de revisión de equipos. Uno de los proyectos más destacados, con una inversión superior a los tres millones de euros, consiste en una nueva infraestructura que permitirá realizar los arranques del grupo con gas natural, una mejora ambiental que elimina totalmente el fueloil como combustible y reduce las emisiones. Para llevarlo a cabo, EdP sustituirá una parte de los quemadores actuales de la caldera por otros nuevos que permiten la quema de gas natural. Asimismo, la compañía construirá un gasoducto y una ERM (Estación de Regulación y Medida), que es la infraestructura que disminuye la presión del gas para que pueda quemarse en la caldera. Fuente: elcomercio.es

volver

ESPACIO PUBLICITARIO


Número de visitas (Sesiones por IP): 659157
Aviso legal